martes, 23 de octubre de 2012

No sabía que podrían llegar a fascinarme tanto las matemáticas. La continua ecuación a la que me sometes. Las x que me vuelvo loca por grabarte en la piel con saliva cada mañana, el continuo intentar tomar distancia  y fracasar cada vez, el medirte con todo mi cuerpo y saberte de memoria en proporción a cada mano y cada dedo. Las ganas de llorar no cuantificables, el universo hecho deseo, la mecánica cuántica que vete a saber qué es pero tiene que tener algo que ver con tu mirada. Los esquemas que me tiro horas pensando para saber cómo acercarme y que mandas al traste cuando giras la cabeza para colocarte otra vez el pelo. Y otra, y otra, y una vez más, y no dejes de hacerlo nunca, por favor, de verdad, te lo suplico.

Las ganas de verte que si quieres te las mido en kilómetros, en horas, en cafés, en angustia, en horas de sueño, en trabajos de clase, en vasos de leche con galletas, en canciones de Pauline en la playa, en lunares o en latidos.

A ver a quién le explico yo estas ganas de restarme todo para sumarme más a ti, sumarte a mí y sumarnos la piel y sumárnoslo todo y sumar besos y horas de cama hasta hacernos pasteles infinitos de sábanas en los que comernos con las manos como niñas.

Este continuo calcular la distancia teniendo dos incógnitas que me hace sonreír tantísimo. Este no poder parar de operar con todos los factores.

Este continuo calcularnos. Y solucionarnos. También. También solucionarnos.


 

6 comentarios:

Nikita dijo...

Precioso, una delicia como lo cuentas.
Este tipo de matemáticas son la únicas que entiendo.

Besos

B. dijo...

Y decían que las matemáticas eran aburridas.
(me instalo, con tu permiso)

lunáticasuicida dijo...

Qué maravilla.

Esperanza Writes Too dijo...

Vaya matemáticas más extrañas, chica xDD
Una maravilla la entrada ^^

mmmb dijo...

peazo de descubrimiento. Mathematics versión Little Boots, menos profunda y metaforica, pero en la línea numérica...

Juan Antonio dijo...

Así es otra cosa.